Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/djnomad5/public_html/sergiomakaroff.com/wp-includes/plugin.php on line 571

Warning: Parameter 1 to wp_default_styles() expected to be a reference, value given in /home/djnomad5/public_html/sergiomakaroff.com/wp-includes/plugin.php on line 571
Sergio Makaroff » Una batalla interior

Una batalla interior

El camino que lleva a ser una persona decente está sembrado de dudas y otras trampas tan oscuras como las noches sin luna.

Me resulta imposible olvidar su nombre: Paisarn Totsanambat. Era un tailandés flaco y altísimo, la estrella del grupo. Éramos un equipo de vendedores -modalidad puerta fría- que viajábamos por Estados Unidos intentando engatusar a la gente para que se suscribiera a las peores revistas del mercado. Las buenas se vendían por su propio peso y las otras necesitaban de los subterfugios que empleaban sujetos como nosotros.

Me tocó compartir habitación con Paisarn. Se cocinaba su propia comida en un hornillo y aquello apestaba. Probablemente el cerdo con cebolla y un mogollón de especias esté muy rico en un restaurante tailandés con mesas de bambú, pero después de golpear puertas y recibir portazos todo el día yo quería tumbarme y descansar. No tardó en surgir el conflicto. Nuestro manager me cambió de habitación y desde entonces Mr. Totsanambat cesó de dirigirme la palabra. Me dirigía, en cambio, unas miradas torvas que no presagiaban nada bueno.

Recordé este incidente el otro día, después de leer dos artículos sobre la entrada de Turquía en la Unión Europea, uno a favor y otro en contra. ¡Ambos tenían razón! Me dí cuenta de que no me resultaba nada fácil hacerme un criterio propio al respecto. Entonces me pregunté, en la soledad de mi habitación. ¿Soy racista?

Por supuesto que presento al mundo un frente políticamente correcto, faltaría más. ¿Cómo va a ser racista un tipo como yo? Soy un mil leches: mis abuelos eran rusos, moldavos y lituanos, con mezcla judía y cristiana. Nací en Buenos Aires, llevo más de media vida en Barcelona. Soy de izquierdas.
¿Cómo va a ser racista un tipo como yo?

No, no soy racista, pero no llego hasta ahí simplemente abriendo una puertita de bondad absoluta que hay en mi corazón de oro. Me cuesta trabajo. Me lo tengo que currar. Dentro mío hay un animal egoísta que le muestra los dientes a cualquiera que se acerque a mi madriguera. Hay un tipo bruto, básico y elemental que desprecia los olores, sabores, sonidos y costumbres de los de un poco más allá.
También albergo un hombre culto y generoso que sabe que las corrientes migratorias son consustanciales a la historia de la humanidad, que disfruta con la diversidad cultural del mundo y que prefiere los reportajes de MAN de mulatas a los de escandinavas.
Estos personajes opuestos están en lucha continua. Es una batalla entre el pasado y el futuro, entre el animal y el hombre, entre el odio y el amor. También es una lucha entre un sentimiento muy simple y muy antiguo y una idea compleja y moderna. Es una película en la que ganan los buenos, pero ese triunfo no es un paseo. Si finalmente no soy racista es porque pienso, porque creo que no está bien serlo. Y porque no bajo la guardia: tengo que mantener la vigilancia de mis conductas para evitar deslizarme hacia la abyección.

No puedo evitar que se cruce por mi mente la sospecha de que los del colmado paquistaní de la esquina podrían estar recaudando fondos para Al Qaeda. Pero me relajo, les compro, converso, sonrío y apuesto por todo lo contrario. Sé que los terroristas islámicos son una minoría exigua. Y que los del colmado han venido a Barcelona buscando una vida mejor: son iguales que yo.

Leave a Reply