Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/djnomad5/public_html/sergiomakaroff.com/wp-includes/plugin.php on line 571

Warning: Parameter 1 to wp_default_styles() expected to be a reference, value given in /home/djnomad5/public_html/sergiomakaroff.com/wp-includes/plugin.php on line 571
Sergio Makaroff » Trenes, caballos, burros y pollos

Trenes, caballos, burros y pollos

Me establecí en Barcelona en 1978. En ese mismo año se abrió al público el Parc de l’Oreneta, situado en la primeras estribaciones de la Serra de Collserola, detrás del Monasterio de Pedralbes. Tardé 26 años en descubrirlo, lo cual tiene dos lecturas. Teniendo en cuenta lo que me gustan los parques barceloneses, he mostrado una falta de agilidad que deberé corregir en el futuro. El lado positivo es la sensación de que la ciudad me va a seguir sorprendiendo siempre.

Me monto en mi scooter y tardo unos cinco minutos en llegar. Son 17 hectáreas de bosque mediterráneo. Hay eucaliptus, olivos, pinos, algarrobos, mimosas, cipreses, chumberas suculentas y un montón de arbustos cuyo nombre me encantaría conocer.

Para un adulto dado a la contemplación y amante de los rincones solitarios en el bosque, es una maravilla, sobre todo si dicho adulto puede permitirse ir entre semana.

Para un niño, sea de carne y hueso o el que llevamos dentro, el parque cuenta con un par de atracciones aun mayores: alquiler de ponis y trenes en miniatura.

El Centro de Estudios de Modelismo de Vapor es una asociación cultural sin fines de lucro. Ellos eligen, construyen, mantienen y conducen los modelos a escala que circulan por el parque los domingos y festivos. Se visten con uniformes ferroviarios, tocan la campana anunciando la salida del convoy, hacen sonar el silbato del tren y se lo pasan en grande.

Algunos de los miembros son adolescentes, convenientemente entrenados para conducir los modelos a escala. Los pasajeros -niños pequeños con sus padres – ríen abiertamente mientras dura el trayecto. Los jóvenes maquinistas, sin embargo, permanecen serios: no me cabe la menor duda de que disfrutan más que nadie.

La nota inquietante la ponen cuatro docenas de puñaladas asestadas en las puertas de la mini estación. Me gustaría tener un par de palabritas con el tarado que se entretuvo vandalizando las instalaciones de este cúmulo de buen rollo.

No lejos de allí se encuentran los establos y el picadero del Poni Club Barcelona. Hay caballos muy pequeñitos y también un poco más grandes, aptos para iniciarse en los placeres de la hípica en serio. El alma del club es Juan Carlos Docal, entrenador de larga trayectoria, con más de un/a saltador/a premiado/a en su haber. Además del típico y entrañable paseíllo en poni, las riendas llevadas por algún adulto, se ofrecen varias modalidades de clases de equitación.

En el establo, dos presencias estelares. Por un lado tenemos a la burrita Victorina, traída de Holanda, super diminuta y más cuchi-cuchi que el mismísimo Platero. Es de color gris claro y dan ganas de abrazarla, regalarle zanahorias, llevarla a casa y ponerla en la mesa de luz. No se me ocurre que pueda existir una mascota más adorable.

La otra estrella es Bruno, un burro apenas un pelín más grande. Está atado y bien atado. Pregunto por qué. No hace mucho dejó preñada a una yegua bastante más alta que él. ¿Cómo lo logró? Cuando llama el deseo….los amantes despliegan el ingenio que tienen y más. Si fue ella la que se agachó, aquella postura debería figurar en un hipotético Kama Sutra del reino animal. Fuere como fuere, el fruto de ese amor en teoría imposible es un mulito liliputiense color caramelo que corretea junto a su bien dispuesta progenitora: para comérselo.

De pronto vuelvo a tomar conciencia de que la sabrosa mezcla de aromas que produce un establo entre los pinos está a solo cinco minutos de casa. Acaricio la idea como si fuera un amuleto y sigo paseando.

Un poco más allá, en un promontorio que forma varias terrazas desde las que la ciudad se despliega con esplendor panorámico, hay un asador de pollos que también despide olores muy excitantes.

¿Por qué tardé tanto en descubrir todo esto? Trenes, caballos, burros, pollos…Como ejemplo de lo que me estaba perdiendo, el establecimiento dispone de tumbonas que pone a disposición de la distinguida clientela. Con el recalentamiento planetario cada vez contaremos con más días para yacer blandamente, los ojos entrecerrados y la panza atiborrada de pollo y patatas.

Volviendo a la clientela. ¿Es realmente distinguida? Estamos en pleno barrio de Pedralbes, pero un atento estudio sociológico me lleva a la conclusión de que al Parc de l’Oreneta acuden representantes de todas las clases sociales. El veloz pero efectivo trabajo de campo se basa en tres objetos de estudio: 1) los tejanos; 2) las gafas de sol y 3) el modo de hablar. Si en los dos primeros indicadores el científico podría llamarse a engaño, el tercero es prácticamente infalible. Es bastante probable que los habitantes de Pedralbes estén ahora mismo comiendo perdices en sus masías del Ampurdán. Aquí está el pueblo.

3 Responses to “Trenes, caballos, burros y pollos”

  1. angel theangel Says:

    Madre mía…bendito parque…mis padres me llevaban allí a pasear, con mis tíos y mis primos…
    cuántas horas habré pasado en ese bello sitio…lo cual me hace pensar…cuántos años hace que no lo visito…
    Otro sitio donde mis padres me llevaban era la mítica carretera de les aigües, donde si uno logra superar la cantidad de personas haciendo footing que por allí habitan es un bonuto lugar para pasear…
    saludos Dos Sergio, gracias por evocar mi niñez

  2. Alvaro Says:

    ¿Scooter? ¡Qué fue de la bici?

  3. Sergio Makaroff Says:

    La vendí.

Leave a Reply