Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/djnomad5/public_html/sergiomakaroff.com/wp-includes/plugin.php on line 571

Warning: Parameter 1 to wp_default_styles() expected to be a reference, value given in /home/djnomad5/public_html/sergiomakaroff.com/wp-includes/plugin.php on line 571
Sergio Makaroff » Síndrome

Síndrome

El síndrome post-vacacional: ¡vaya tontería! A ver si llamamos a las cosas por su nombre.
Si se acabó la fiesta, se acabó y ya está. No hay que darle más vueltas ni complicar las cosas sencillas poniéndoles títulos pretenciosos. Vamos a ver: hace años tenía una novia que vivía en el extrarradio. La iba a visitar y pegábamos unos revolcones de campeonato. El viaje en bus de 45’ era la parte mala. Pero no por eso iba a ir al sicólogo para decirle “doctor, doctor, que en el bus sufro el síndrome post-coital…¡cúreme, por favor!”.
La gente está agilipollada perdida, nen. Ya te digo.
Bueno, pues…..estuvimos en Canadá y la mar de bien, ninguna queja. Gran país.
Un día, en un parque natural de tres pares de cojones, nos topamos con un chaval que estaba tocando la guitarra y cantando, él solito. En medio del bosque, como aquel que dice. Nos acercamos, lo dejamos acabar el tema –onda neo folk- y le pedí que me prestara la guitarra. El chaval me la pasó y le regalé una canción. A él, a Maite (mi mujer) y a los pajaritos, las ardillas, los ciervos y las comadrejas. A las mariposas, las hormigas, los árboles y las flores. Le regalé esa canción al mundo entero y lo hice por placer, porque me gusta dar mi arte sin pedir nada a cambio. El chaval era neo folk, pero yo soy un viejo hippie con un ramalazo flower power que te cagas. ¡Cómo fluia el amor de mi corazón, cachis en la mar! Aquello eran borbotones y borbotones.
Vale. Ya en Barcelona, un poco mosqueadillo por el fin de las vacaciones, me encontré con un pavo que es experto en música electrónica, internet y la madre que lo parió. Le conté que estaba acabando un nuevo álbum y que todavía no tenía compañía. Me dijo “lo primero que tienes que hacer es registrar las canciones”. Sí, y una polla como una olla. Si alguien me roba mis canciones, lo mato. Le clavo un bolígrafo Bic en la yugular, de frente march. Que quede aquí asentado como advertencia para el público en general.
¿Quién me va a querer robar a mí una canción? No lo veo probable, pero por las dudas el que avisa no es traidor. Por las buenas, flower power. Si me robas mi tesoro más valioso me sale el indio y me pongo más punk que Sid Vicious, que conste.
Los Arctic Monkeys y Lily Allen triunfaron regalando canciones en My Space: chachi piruli, nen. Ellos quisieron regalar y regalaron. Luego vendieron un millón de discos y tropecientas galas. Pero ve a robarle la guitarra a un Mono del Ártico. Dejará su helado de banana sobre un témpano y te la romperá en la cabeza: bien empleado, te lo habrías ganado por ladrón.
Moraleja: si quiero regalar, regalo. Si quiero alquilar, alquilo. Si quiero vender, vendo. Pero lo decido YO, porque las canciones son MÍAS. Llamemos a las cosas por su nombre.

Leave a Reply