Hank

Si te llamas Hank eres vaquero de rodeo o cantante country. Si fueras un artista plástico de vanguardia neoyorquino te llamarías Herbie, August o P2, pero nunca Hank.
El Hank número uno de la mitología cowboy es Hank Williams, figura trágica y señera de la música de raíces norteamericana. Muchacho frágil, quebradizo y longilíneo, su espina bífida lo atormentó durante toda su corta existencia. Bebía cual cosaco, se presentaba tambaleante a cumplir con sus compromisos artísticos y su vida amorosa hacía juego con su salud.
Es sin duda la principal figura de la música country. Compuso “Jambalaya” y otro montón de clásicos del género. Hace cinco años se grabó un homenaje a su repertorio. Participaron –como para constatar la importancia que le dan los del gremio- Bob Dylan, Johnny Cash, Keith Richards, Mark Knopfler, Tom Petty, Sheryl Crow y Beck, entre otros.
Te habrás dado cuenta de que el country, sobre todo su variante más primitiva, está de máxima actualidad. Se nota en los últimos discos de Bruce Springsteen y Van Morrison y en los contenidos de esta columna mensual, verdadero termómetro de lo que se cuece en el panorama de la música popular…
Entonces vas y te compras un Grandes Éxitos de Hank Williams, como hice yo hace ya tiempo. Preferentemente del sello Proper: bueno, bonito y barato.
En mi caso el segundo Hank, de apellido Snow, me llamó la atención por su sombrero vaquero y su nombre de pila. Otro grande del género. Con su dosis de drama vital: su padrastro lo maltrataba, huyó de casa (¡a los doce años!) y se enroló en un barco pesquero. La típica peripecia angustiosa de vivir pero que queda ultra chachi en tu biografía. Compró su primera guitarra por correo: le costó 5,95 U$S. Tuvo una larga y fructífera trayectoria. Otro disco que vale la pena comprar. Insiste con Proper: 28 canciones por 7 euros, céntimo arriba o abajo. Un chollo.
No hay dos sin tres: descubrí a Hank Thompson hurgando en la sección country de alguna buena disquería. Proper y a la bolsa.
Espero que sepas quién es Leon Russell. Si no, lo buscas en Google. Un grande de la música americana. Evidentemente tengo todos sus discos. Para avalar mi teoría, el bueno de Leon se hace llamar Hank Wilson cuando le da por grabar álbumes de country. Sorry, no están en Proper, te costarán una pasta. ¿Pero en qué la vas a gastar si no?
Atento a los Merles. Si te llamas Merle no puedes ser un peluquero de Los Angeles. Tienes que ser vaquero de rodeo o cantante country.

Leave a Reply